Aventura y CÍA Aventura y CÍA

Aventuras gráficas al detalle

Reviews

La oscuridad acecha

Título: Dark Fall: The Journal (2002)

Desarrolladora: XXv Productions

Distribuidora: Sin distribuidora en España

Lanzamiento: 2002

Especificaciones (mínimo recomendado): Windows 95/98/Me/2000/XP - Pentium II - Unidad de CD 24x - Tarjeta gráfica SVGA de 32 Bit a 640x480 - 32 MB. de RAM

# Publicado el por Carlos Jürschik 2

Introducción

Decía el colega Paco García que donde se ve más el futuro de la aventura es en Europa. Yo añadiría otra cosa: donde se ve el futuro más interesante en la aventura es en el territorio amateur, en las aventuras creadas en sótanos, garajes, con tres o cuatro amiguetes, o un matrimonio, con entusiasmo y ganas de hacer bien las cosas.

Es curioso cómo Internet ha resucitado esos géneros que las grandes industrias y las megacorporaciones de videojuegos ultraglobalizadas quieren enterrar. Los juegos de puzzle, los wargames e incluso las aventuras de texto se siguen desarrollando por equipos cuyo principal objetivo no es el dinero, sino que no se pierda la costumbre de la variedad. Jonathan Boakes, según parece, ha creado el Dark Fall prácticamente solo, con alguna ayudita para el doblaje, música o cuestiones históricas, usando el software 'Strata' para gráficos y tirando de Macromedia para el juego. Y así se ha marcado una de las aventuras más sólidas de los últimos años, en un género tan agradecido como es el terror, y cuyos resultados técnicos no tienen nada que envidiar a las superproducciones del resto de las compañías. Tal ha sido el éxito del boca a oreja por internet que The Adventure Company se interesó por la distribución del juego, al igual que ha pasado con Got Got Entertainment o MicroApps y su contemporánea, y en cierto modo similar, 'Rhem'.

Argumento

Tu hermano, arquitecto, te ha dejado un mensaje en el contestador. Ha estado unos días investigando el estado de un hotel situado al lado de una estación de tren abandonada, y cada vez sus llamadas eran más extrañas. De hablarte con ironía acerca del estado de conservación del edificio, pasó a hablar de fantasmas, apariciones, posesiones, ruidos a mitad de noche y espíritus que susurran su nombre. Su última llamada es aún más misteriosa, cortada por unos ruidos que te hacen coger el primer tren para el hotel abandonado.

Allí verás que tu hermano ha sido víctima de una maldición, que el hotel está poseído por una fuerza malévola que quiere dominar a todos las personas que pasen por él, haciéndose cada vez más y más fuerte, y que nadie está a salvo de ello. Tu misión consiste en enfrentarte contra ese mal, contra tu miedo, y salvar, al menos, tu vida, mientras descubres muchas cosas acerca de los habitantes que han vivido en el hotel

Comentario

El argumento, todo hay que decirlo, no es precisamente original, ni siquiera dentro del mundo de los videojuegos. De hecho nada más empezar te vienen a la cabeza varios de ellos acerca de posesiones fantasmagóricas: ‘Amber’, ‘7th guest’ o ‘Realms of the Haunting’, entre los más parecidos. Pero Dark Fall, poco a poco, se hace un hueco entre todas esas historias de terror, porque pertenece todo él a los clichés más clásicos del terror de finales del siglo XIX principios del XX: el recinto poseído es un hotel, la atracción por el mal es más que nada de tipo intelectual, el terror, aunque está ahí, apenas se muestra... en definitiva, es mil veces más sutil que el terror al que estamos acostumbrados, llenos de amputaciones, sustos de zombies que aparecen por detrás de las paredes, y confusión entre el ruido y la sangre, y lo auténticamente enervante. Dark Fall da miedo, y miedo de verdad. Jugarlo por la noche con las luces apagadas es todo un reto.
El desarrollo del juego está en un punto medio entre los enigmas tipo ‘myst’ y los de uso de objetos. Dark Fall carece casi totalmente de linealidad, y tenemos casi todo el hotel (menos cinco habitaciones contadas) para explorarlo en un principio. El jugador tiene que investigar cada escenario, observar pistas, enlazarlas, leer textos para enterarse de todos los avatares ocurridos en el espacio maldito, y apuntar, apuntar mucho.

Dark Fall no es precisamente un juego fácil, aunque hay que tener en cuenta que jugar una aventura de esas características en inglés siempre aumenta la dificultad. En realidad el objetivo es bien sencillo [no leer lo siguiente si realmente queréis enteraros de la historia sobre la marcha]: apuntar una serie de símbolos, su nombre y su orden. Claro está, que hasta que tienes claro todo eso estás pateando el hotel escalera arriba y escalera abajo sin saber qué es lo que buscas, y apuntando como un loco, no sea que luego salga un puzzle tipo Myst. Que los hay: ir a tal sitio, mirar un patrón que en otro sitio se corresponde con unos símbolos que en otro se corresponde con unos números que al pulsarlos en orden en otro, se abre una puerta. Sinceramente, ese tipo de puzzles me parecen bastante antipáticos por la cantidad de viajes que te obligan a hacer, y porque se ve que el truco de estos juegos sin inventario es que tú te tienes que resolver los enigmas con papel y boli. Con Dark Fall al menos tendrás una hoja de papel rellena de dibujitos, interrogantes, textos y demás, que nunca se sabe qué vas a usar, y la resolución de ciertos enigmas no es, en absoluto, clara.

Lo bueno que tiene Dark Fall es que su atmósfera siempre te está dando sorpresas, aunque la mitad de ellas se concentran en el comienzo. Existen dos o tres trucos excelentes, que te logran agarrar al asiento, y siempre tienes la impresión de que algo se está moviendo, algo te susurra.

Continúa en la página siguiente

Página 1 de 2

« Anterior | 1 | 2 | Siguiente »

Review de Dark Fall: The Journal
Imagen de Dark Fall: The Journal
Imagen de Dark Fall: The Journal
Imagen de Dark Fall: The Journal
Imagen de Dark Fall: The Journal
Carátula de Dark Fall: The Journal

Nuestra puntuación

Cuatro estrellas

Vuestra puntuación

Tres estrellas y media

Lo sentimos, debes iniciar sesión para poder votar.

Dark Fall: The Journal

Inicia sesión o regístrate… y síguenos:

Recordar la contraseña