Aventura y CÍA Aventura y CÍA

Aventuras gráficas al detalle

Reviews

La pirateria es delito

Título: Space Quest III : The Pirates of Pestulon (1989)

Desarrolladora: Sierra On-Line

Distribuidora: Sin distribuidora en España

Lanzamiento: 1989

Especificaciones (mínimo recomendado):

# Publicado el por Paco García 0

Introducción

La Tierra; California; Estudios de Sierra On-Line; año 1989: tras un año de sepulcral silencio los Dos Tipos de Andrómeda vuelven a ponerse al frente de un nuevo proyecto. Space Quest 2: Vohaul's Revenge dejó fría a la crítica y era el momento de ponerse las pilas y esto en la Sierra de los '80 era sinónimo de éxito seguro. Otra vez más Mark Crowe y Scott Murphy capitaneaban al cuasi-héroe interestelar Roger Wilco, en una tortuosa y nueva aventura.

Según dicen los más arraigados en la tradición Space Quest, esta es la mejor aventura de la saga. Particularmente prefiero las dos partes siguientes (4 y 5, en esta serie no hay "missing floppies") pero esta representa un avance, no solo técnico, sobre las dos entregas anteriores. Como es natural, el cachondeo, las parodias y las risas están garantizadas... igual que el sano padecimiento...

Argumento

Después de derrotar al pérfido Doctor Vohaul, El basurero Wilco se encuentra a la deriva espacial inmerso en un sueño criogénico. El descanso del héroe se ve turbado con unas fuertes vibraciones en el casco de la nave en la que viaja: cuando se quiere dar cuenta ha sido abducido por el rayo tractor de una fragata, una fragata chatarrarera.

Entre basura y pestilencia, un medio que no le era en absoluto desconocido a Wilco, el conserje espacial consigue, no sin dificultad, reparar y escapar en una nave destartalada (pero funcional) de la planta de reciclaje orbital en la que estaba "prisionero". Roger se las deseaba muy felices, ignorante él, ya que de nuevo un inminente peligro se ceñía sobre su cabeza: un androide asesino específicamente programado para acabar con su despreocupada existencia. ¿Por qué? esta vez ni Vohaul, ni los sariens estaban de por medio... si no la compañía de seguros a la que timamos en Space Quest II, que enviando a este cobrador cibernético pretende recuperar las perdidas o en su lugar, la cabeza del desgraciado Wilco.

En una singular batalla en un planeta semidesierto nuestro héroe, consigue exterminar al robot y zafarse una vez más de la Parca. Tras el estrés producido por una sangriente pelea, qué mejor que un piscolabis y una partidita al Astro Chicken en un Monolith Burger para relajarse. Pero parece que la aventura persigue a nuestro protagonista, y por los designios del azar tras batir el record de puntuación en el videojuego recibe como recompensa un críptico mensaje de auxilio, cuyos remitentes no son otros que los dos exitosos creadores del archiconocido astro pollo: Los Dos tipos de Andrómeda.

Comentario

Visto esto, hay que reconocerle cierto progreso a la historia. Se lleva abismos de la trama del SQ2, aunque eso sí, no tendrá nada que ver con la compleja y divertidísima historia del SQ4. El avance no solo es percatable desde este punto de vista: Los gráficos han mejorado sustancialmente, la nueva resolución permitía mucho más nivel de detalle y Crowe se veía menos limitado para dar rienda suelta a su genio creativo. Por su parte Murphy se estreno (junto con otro grupo de programadores) con un innovador motor que ya se había usado con anterioridad en otros juegos de la empresa como Larry 2 o King's Quest 4 y que había dado muy buenos resultados: el SCI0, que sería el embrión del parser con el que se harían las aventuras posteriores de la compañía de los Williams que sí llegaron a España.

Murphy y Crowe, quisieron hacer una aventura que les redimiese de las mediocres críticas que habían recibido por culpa de SQ2 y para ello, echaron el órdago y trabajaron duro para esta nueva secuela. La historia, como habéis leído, es más interesante, compleja y divertida, el tema de los puzzles se suavizó (aunque eso es un decir, los Space Quest siempre han tenido fama de bastante hueso en este aspecto, con la excepción de la quinta parte, claro está; aunque de eso hablaré más adelante) y gracias a la nueva tecnología se pudo mejorar enormemente el tema visual: Si en SQ2 veíamos gráficos hiperpixelados a resoluciones paupérrimas y sin el menor atisbo de perspectiva, en esta nueva entrega la cosa es muy distinta, 16 lujosos colores para una autentica innovación de la época, primeros planos bastante aceptables (he tenido a bien incluir algunos en los pantallazos) escenarios bonitos y detallados... en fin, una maravilla. Ahora como es lógico, con el fotorealismo de las tres dimensiones el aspecto grafico de esta aventura nos parecerá risible, pero quién sabe lo que nos parecerán los polígonos de April Ryan dentro de 13 años.

El nuevo engine, además, daba opción a poder usar las ostentosas tarjetas de sonido, algo que no todo el mundo podía permitirse en el '89, por lo que se hizo especial hincapié para estar a la altura.

Continúa en la página siguiente

Página 1 de 2

« Anterior | 1 | 2 | Siguiente »

Review de Space Quest III : The Pirates of Pestulon
Imagen de Space Quest III : The Pirates of Pestulon
Imagen de Space Quest III : The Pirates of Pestulon
Imagen de Space Quest III : The Pirates of Pestulon
Imagen de Space Quest III : The Pirates of Pestulon
Carátula de Space Quest III : The Pirates of Pestulon

Nuestra puntuación

Tres estrellas

Vuestra puntuación

Tres estrellas

Lo sentimos, debes iniciar sesión para poder votar.

Inicia sesión o regístrate… y síguenos:

Recordar la contraseña